En Egipto consideraban a los gatos dioses y en otras civilizaciones los ataban a sus escudos y asi los enemigos no les atacaban.